Publicado: 20 de Julio de 2019

Hoy hemos construido un colgador de fotos en el taller de plástica del CAMPAMENTO URBANO. ¿Quieres saber cómo lo hemos hecho?

Sigue leyendo, porque te lo contamos todo.

En primer lugar, tendrás que reunir los siguientes MATERIALES:

1.       Tablero de madera

2.       Pintura acrílica

3.       Cinta de carrocero

4.       Tornillos

5.       3 pinzas de papelería

6.       2 alcayatas redondas

7.       Pinceles

8.       Destornillador

Una vez que lo tengas todo, hay que preparar la zona de trabajo. Recuerda que la pintura acrílica, una vez que se seca, es muy difícil de limpiar de los tejidos (ropa, cojines, cortinas…). Por lo tanto, conviene que cubras  la mesa de trabajo con bolsas de plástico o papel y te pongas ropa vieja que no importe si se ensucia.

Si ya lo tienes todo preparado, manos a la obra.

Lo primero que tienes que hacer es pegar la cinta de carrocero en la madera, haciendo  “dibujos” y formas.

A continuación, elige la gama de colores y pinta las zonas con la madera al aire. Como el acrílico seca rápido, te recomendamos dar una capa y esperar unos minutos hasta que se seque. Repite esta acción 3 ó 4 veces con la intención de que el color quede uniforme.

Cuando hayas dado las 4 capas y esté bien seco, retira con cuidado la cinta de carrocero, dejando ver la madera.

Con un metro, mide la longitud de la tabla y marca con un lapicero en qué punto vas a situar las pinzas.    Sitúa la pinza encima de la marca y con un destornillador, atornilla la pinza a la madera. Si está muy duro, pide ayuda a un adulto.

Por último, da la vuelta a la tabla y con el metro marca, a 5 cm de cada extremo, el lugar donde vas a colocar las alcayatas redondas.

Una vez puestas, ya tienes el tablón terminado y listo para colocar en la pared. Seguro que te ha quedado genial.  ¿No es así?

Y, si te ha gustado tanto como a nosotros, compártelo en nuestra página de Facebook. Te esperamos.