Publicado: 18 de Mayo de 2018

Reorganizando los archivos en el ordenador, hemos encontrado imágenes del CAMPAMENTO 2017 y nos han venido de golpe todos los recuerdos de aquellas 5 semanas que, pese a los madrugones, fueron muy divertidas.

Comenzábamos la jornada con matemáticas, lengua e inglés. Todos los días repasábamos estas tres asignaturas, pilares básicos en nuestra educación y fuente de pesadillas para alumnos y padres. Nuestra intención con estas dos horas y media de apoyo no era la de seguir torturando a los niños una vez acabado el colegio, sino todo lo contrario, facilitarles el inicio de curso y evitar que el trabajo de un año quedara olvidado en los meses estivales. Y así fue, tras el trabajo diario, muy relajado pero constante, nuestros alumnos obtuvieron excelentes calificaciones en la evaluación inicial del curso 2017-2018.

Finalizadas las tareas, hacíamos un descanso para comer el desayuno y que nuestros chicos se relajasen, charlaran o disfrutaran de juego libre durante media hora. Muy poco tiempo de descanso podréis pensar algunos, pero  hay que tener en cuenta que, tras el desayuno, comenzaban los talleres: dos días a la semana hacíamos plástica, y dos días a la semana juegos. Todo ello de manera distendida, hablando y riendo con las historias y ocurrencias de los peques. En plástica hicimos banderines con nuestros nombres, pulseras y collares con piedras y un móvil colgante para la habitación.  Buscamos actividades que no fueran las típicas de colorear fotocopias que terminan aburriéndoles y cuyo resultado pudieran lucir con orgullo en su habitación.

En lo que a juegos se refiere, combinamos juegos de mesa como “Quién es quién”, “las 4 en línea”, “jenga”, “la oca”, “el parchís”, “el uno”, con otros de dramatización, habilidad o puro entretenimiento.

El viernes era el día más esperado de la semana (y no porque fuera víspera de sábado), sino porque era el día de  GYMKANA o era  turno de una excursión. ¿En qué consistían estas dos actividades tan dispares? Para resolver la GYMKANA tenían que buscar pistas y resolver pruebas por toda la academia, y dichas pruebas comprendían desde problemas matemáticos, preguntas de lengua y buscar errores en inglés, hasta hablar utilizando como única vocal la “E”, averiguar el enemigo de Harry Potter, Luke Skywalker o de la teniente Ripley, conseguir 400 puntos jugando a “la diana en la cabeza”… Y, si superaban con éxito la gymkana, un premio en forma de rotuladores, pinturas, lapiceros, etc.,  les estaba esperando.

Los viernes que no había GYMKANA eran viernes de salida. Visitamos el Museo Tiflológico de la ONCE y el Museo de Antropología. El Museo Tiflológico, posiblemente, sea el único museo en el que tocar lo exhibido no solo esté permitido, sino que te animan a ello…y, como habréis, los niños (y los no tan niños) estábamos encantados!!!

El Campamento de este año mantiene la misma estructura y planteamiento, con la incorporación de una hora de conversación en inglés a la semana. Por que, como reza en nuestra publicidad, HAY TIEMPO PARA TODO.

En la galería adjunta, dejamos unas imágenes de trabajos y momentos vividos durante el CAMPAMENTO 2017.

¡Esperamos contar con vosotros en esta nueva edición!!!