Publicado: 6 de Marzo de 2017 a las 00:19

Todo comenzó hace la friolera de más de cuarenta años cuando en 1970 una jovencísima Juana Calanda empezó a impartir clases de Mecanografía, Taquigrafía y Cultura General (como se denominaba en aquel entonces). Y le gustó tanto la experiencia que al año siguiente inauguró la academia impartiendo clases de Mecanografía, Taquigrafía, Preparación a Telefónica, Francés y Cultura general. Desde entonces, se puede decir que ha formado a más de medio barrio, e hijos de antiguos alumnos ocupan las aulas en las que años atrás estudiaban sus padres.

La Academia ha sido su otra hija, y como a tal han  sido el amor y la implicación que ha dedicado al que ha sido el gran proyecto de su vida.